"C" de Caprichosa y Complicada.


De chiquita siempre fui de esas nenas con pelo largo que las veías y decías "que tierna". Pero en realidad era el capricho con dos piernas flacas y cortas.


- Porque si mi mamá me peinaba y me hacía dos colitas, tenían que estar perfectamente alineadas, ajustadas y medidas por regla. Mi gran temor era que quedaran como las de la chilindrina, y bueno, mi mamá tuvo que lidiar con eso toda su vida hasta que decidí auto peinarme.


-Si me anudabas los zapatos, tenía que ser con un moño perfectamente perfecto. Con dos orejitas parejas. No una menos circular que la otra, porque sino lograbas sacar mi llanto desconsolado y mi papá iba corriendo atrás para tranquilizarme y hacer lo que mi mamá no hacía por agotamiento de paciencia.


-El famoso "suave". Que mina tan rara por favor. Era un pedazo de tela de pañuelo de seda con el que lograba dormirme. Mientras lo tocaba conciliaba el sueño. Era como una de esas pastillas para dormir, pero éste actuaba como sedante total que me convertía en un ángel dormido. Sin eso, juro que no dormía. Así que si mi mamá lo ponía a lavar y justo caía la noche, mi papá tenía que salir a comprarme uno nuevo, porque sabía que iba a llorar hasta conseguirlo.


-Los colores. El verde, azul, negro,violeta, para mi eran colores de nene. Así que si me comprabas un pantalón con alguno de esos colores, dalo por sentado que iba a calificarlo según mi manía y no me lo ibas a ver puesto nunca. La ropa tenía que elegirla yo misma.


-El karma de dormir sola. Pobre de mi hermana que sufría de calambres en el brazo porque otro de mis problemas era que si no le daba la mano, no dormía. Claro, una me la daba como buena protectora y la otra me llenaba la cabeza con el hombre de la bolsa y esos cuentos populares para asustar a criaturas tan inocentes como lo era yo (si, si).


Tranquilos, ahora tengo manías un poco más adultas.
Para asegurarle un buen porvenir a la hija que algún día voy a tener, espero encontrar a un chico que no sea tan mañoso así le brindo un futuro menos histérico y yo me libero de padecer lo que tuvo que soportar mi amada madre conmigo.




Desde chica puedo decir: "que mina tan complicada que soy".










Comentarios

Entradas populares