Tengo ganas de escribir, pero la verdad no tengo la más pálida idea sobre qué.Así que voy a optar por irme a dormir y conversar un rato con mi insomnio descalibrado, pedirle consejos sobre qué hacer y que me cuente alguna de sus historias de vida. Que se yo, tal vez así mis ideas vuelvan a fluir sin las interrupciones de los pájaros que últimamente dan vueltas en mi cabeza.



Comentarios

Entradas populares