Hola, hola.


¿Cuándo fue que el tiempo pasó tan rápido? Llegaron las fiestas y nadie me avisó. 
Volvieron los turrones rompe-dientes, los confites bañados en colorantes, los pan dulces, los regalos, y hasta el trucho de Papá Noel. Que dicho sea de paso, lo crucé en varias zonas comerciales y me di cuenta que cada vez está comiendo menos. Pobre, la imagen del Papá Noel gordo, barbudo y bien potente se nos desinfló. 


Y yo la verdad que me río, para no llorar. No sé porqué los fin de año me traen tanta melancolía junta. 
En vez de ir a comprar pirotecnia a montones, reventar el año como los demás, tirar la casa por la ventana e ir de shopping compulsivo, me senté a escribir éstas líneas.
Okey. ¿Me olvidé de perdir perdón, no? Queridos lectores: Reconozco que estuve desaparecida, y con esa palabra hasta me quedo corta. Ya tendré tiempo de contarles todo lo que me aconteció la última mitad de éste año. Mientras tanto, pido como regalo navideño la aceptación de mis humildes disculpas.
Si, los extrañé. Leí cada comentario y me llenaban de emoción con sus palabras, pero bueno.. la vida me demandó tiempo, y mi inspiración encima se había ido de vacaciones y no pude encontrarla. 
Volviendo.. 


No armé el árbolito porque me dio pena. Su tamaño descomunal, desproporcionadamente pequeño y su calvicie, hicieron que tomara la decisión de dejarlo descansar en paz. 
Mi sensibilidad está siendo demasiado extrema. Todo me bajonea, me achica, y me dan ganas de solo ver una película, llorar y comer chocolates a montones.
¿No se supone que estamos en épocas festivas? Ésta 'YO' no entiende nada... 


El temporal no ayuda, la fecha de hoy menos, los recuerdos, las cosas que voy dejando atrás, y las que se me aproximan por delante, tampoco. Los amigos que perdí, los errores que hay que mandar a emparchar, las no ganas de festejar, y vos..
Igual me conformo. Después de todo para eso está la comida, el cordero que próximamente degustaré, la infinidad de mantecol que mi abuela Cati se encargó de comprar para rellenar su heladera, los postres, y éste blog. 


Me despido, pero prometo que será hasta pronto. Mi 2012 lo arranco con ustedes, y le vamos a demostrar a los mayas que la humanidad seguirá viva, aunque así no lo quieran.
Feliz navidad, y un próspero año nuevo. Qué horror, me sonó a los buenos augurios de una anciana de 82 años. Mejor, pásenla bien.


Besos cordiales.

Comentarios

Mucha de la Torre ha dicho que…
Maravilloso tu escrito A mi me pasa casi lo mismo Las fiestas ahora ya no son tan importantes recuerdos que vienen y van
besos
dissors ha dicho que…
Abajo la melancolía Cin, este año se te da, tanto amor, tantas letras dedicadas van a surgir su fruto.
Quien será el afortunado? Joven por lo que leo...
En fin, arriba el animo, comete todo el chocolate que haga falta... que nos enseñó Bridget Jones? PARA QUE SE INVENTO EL CHOCOLATE????
Bueno, te espero en mi blog, que hay un pedido generalizado :)
Nicotina ha dicho que…
Las navidades melancólicas tienen también su encanto. Cada uno vive estas fechas como buenamente puede, no deja de ser un día más en el calendario.
Pero todos deberíamos tener alguna fecha para hinchar el corazón marcada en el calendario. No todo puede ser nostalgia.
Ricardo Miñana ha dicho que…
Hola guapa que disfrutes estos días de fiesta,
y para el nuevo año que llega se cumplan tus ilusiones.
¡¡feliz año 2012!!.
un abrazo.
Natalia ha dicho que…
Escribis re lindo!
Ro ha dicho que…
Felices fiestas para vos también, que lo hayas pasado más que lindo y que empieces el 2012 con todo :)
cata ha dicho que…
a mi tambn me encanta como escribis! gracias por pasarte , yo voy a seguir pasandome por el tuyo
Turco ha dicho que…
Nunca dejes de escribir!

Entradas populares